Inquisición 4: Estructura de la Nueva Inquisición Española

Inquisición 4: Estructura de la Nueva Inquisición Española

En el anterior artículo pudimos conocer la mutación sufrida por la Inquisición Española a manos de los Reyes Católicos. Hoy podremos conocer algo más acerca de su estructura y funcionamiento.

Consejo General de la Inquisición

A diferencia de los tribunales itinerantes dominicos de la Antigua Inquisición, la nueva estructura dada al Santo Oficio se conformaba por un Consejo General y multitud de Tribunales territoriales.

El Consejo General de la Inquisición estaba al cargo del Inquisidor General. Éste era nombrado por el Rey y confirmado por el Papa. Observe el lector el poder regio en este asunto.

El Consejo era competente para dictar las normas -disposiciones- que regulaban el funcionamiento de la Institución. Además tenía encomendado la vigilancia y el buen hacer de los tribunales territoriales. De ello daría cuenta en informes con periodicidad anual. Entre los tribunales provinciales y el Consejo hubo una rica y abundante correspondencia que nos ha servido para conocer los entresijos inquisitoriales. Era competente para el ofrecimiento de recompensas, para casos urgentes y también para procesos dudosos. La correspondencia inter-tribunales también debía pasar por el Consejo, lo cual nos da una idea de su importancia en la maquinaria inquisitorial. Nada se le escapaba.

Tribunales Provinciales

Amplia cobertura geográfica conseguían esta ingente cantidad de nuevos tribunales:

  • Valencia
  • Zaragoza
  • Logroño
  • Barcelona
  • Córdoba
  • Cuenca
  • Granada
  • Murcia
  • Llerena
  • Santiago
  • Sevilla
  • Toledo
  • Valladolid

Su composición eran 2-3 inquisidores; 1-2 fiscales; varios secretarios-notarios; alguacil; médico; carcelero y numerosos familiares.

Familiares no quiere decir que fueran familia carnal o política ni de miembros del Santo Oficio ni de los procesados. Eran personas no pertenecientes a la iglesia que de forma voluntaria prestaban servicio a ella auxiliando a los tribunales. Harán funciones de policía inquisitorial y estarán en momentos tan críticos acompañando a los procesados como en su traslado a los autos de Fe o durante sus apresamientos.

Sin embargo no formarían parte del tribunal los calificadores o teólogos, que son aquellos que dirimirán si la acusación efectivamente es por hechos contrarios a la santa iglesia o no.

Los tribunales provinciales no solo eran competentes en materia de Herejía y Apostasía. Lo eran también en materias tan dispares como:

  • Fornicación antinatural (Aragón)
  • Comercio Clandestino (monedas, caballos, armas)
  • matrimonios de frailes
  • Agravio a funcionarios
  • Delitos de la Corte, funcionarios o familiares

 

 

En el próximo artículo comenzaremos a tratar el Proceso Inquisitorial, empezando por ver cómo estos tribunales provinciales visitaban su demarcación en busca de la herejía.

No te lo pierdas suscribiéndote al blog en el recuadro que encontrarás más abajo:

 

Suscríbete a HistoriaProtestante.com

faith100pix... y recibe todas las novedades de este blog.

Odio el spam tanto como tú; Suscribiéndote recibirás un correo semanal con las artículos más interesantes.

Te lo recomiendo.

JuanRa

Deja un comentario