Inquisición 5: El Proceso Inquisitorial. La denuncia

Inquisición 5: El Proceso Inquisitorial. La denuncia

Una vez conocida la estructura de esta Nueva Inquisición, conoceremos el proceso inquisitorial al que eran sometidos nuestros protestantes. Comenzaremos por la denuncia.

El Proceso Inquisitorial: La Denuncia

Es común que todo proceso penal comience con una denuncia. En este caso además debemos añadir la variable que supone para la eficacia de la labor investigadora de la Inquisición la realización de los Edictos de Fe. 

Cada tribunal recorría y visitaba su demarcación ofreciendo una serie de audiencias. Sería como una oficina de denuncias portátil en la actualidad. En ellas se advertía de la obligación de denunciar cualquier herejía so pena de excomunión mayor y condena por ‘Fautoría de Herejes’ . Fautoría, una palabra que definía la ocultación o la colaboración con herejes.

No eran infrecuentes las autodelaciones, en especial la de los extranjeros que a veces de manera inocente se entregaban a los brazos del Santo Oficio.

Era también el turno de las señoras mayores, cotillas con experiencia. También de todos los espías y agentes provocadores al servicio del Tribunal.

Fuente común de denuncias fueron también los propios presos preventivos. Inducidos a ello y con esperanzas quizás de alcanzar el favor del tribunal o de ver reducidas sus posibles penas, ahondaban en sus memorias buscando todo resquicio de posible herejía.

En la fábula y el imaginario se ha dado mucha peso a las supuestas denuncias anónimas. En ellas supuestamente cualquier vecino de manera anónima podía delatar sin ton ni son a sus conciudadanos. Sin embargo el estudio de las actas nos arroja un resultado bien distinto. A penas su número fue importante, y un dato más: debían ser por escrito para poder ser tenidas en cuenta.

 

Suscríbete a HistoriaProtestante.com

faith100pix... y recibe todas las novedades de este blog.

Odio el spam tanto como tú; Suscribiéndote recibirás un correo semanal con las artículos más interesantes.

Te lo recomiendo.

JuanRa

Deja un comentario